Eficiencia energética

Artículos acerca de proyectos, productos y tendencias relacionados con la eficiencia energética.

Intercambiadores de calor con certificado AHRI

certificado ahri alfa laval

 

El certificado AHRI del Instituto de aire acondicionado, calefacción y refrigeración es sinónimo de productividad y eficiencia energética, algo que resulta imprescindible para el sector de la climatización por dos objetivos claros, lograr la necesaria rentabilidad económica de los proyectos y mejorar la sostenibilidad climatica y del entorno ambiental.

En la industria de la climatización y refrigeración existía un problema evidente: el bajo precio de los productos, lo que obligaba a los fabricantes a disminuir también sus costes a través de la reducción de las dimensiones de los componentes.

Estas estrategias de venta conducían a situaciones de escasa productividad: los intercambiadores de calor realmente funcionaban por debajo de su capacidad, forzando a la instalación a un mayor consumo energético. Por ello, para lograr la eficiencia energética necesaria en el sector de la climatización, resultaba útil una certificación de rendimiento para intercambiadores de calor como herramienta fundamental de verificación de las directrices técnicas de los catálogos.

La certificación AHRI facilita cumplir con los niveles establecidos de uso energético y climatización, dotando al intercambiador de calor de las capacidades necesarias. Con el certificado AHRI sí es posible realizar una comparativa exacta del rendimiento térmico y de la relación precio y rendimiento de los intercambiadores de calor de distintos fabricantes.

Beneficios de los intercambiadores de calor con certificado AHRI

  • Disminuir el consumo de energía y reducir significativamente los costes de operación de la vida útil del producto, asegurando un sistema eficiente de energía.  
  • Asegurar el valor de la inversión en el producto mediante la reducción de los costes para las pruebas de campo y los márgenes de rendimiento de los componentes adicionales.
  • Habilitar comparaciones justas de la relación precio y rendimiento, ya que los cálculos han sido verificados.
  • Asegurar que los objetivos de consumo de energía y control de temperatura pueden ser satisfechos por el dimensionamiento adecuado de la capacidad del intercambiador de calor.
  • Proporcionar la  tranquilidad necesaria desde el punto de vista del rendimiento del sistema para todos los agentes que intervienen en el proceso de compra: fabricantes, consultores, contratistas y usuarios finales.
  • Fomentar la innovación y conseguir estimular a los fabricantes a desarrollar productos más eficientes.
  • Aumentar la confianza en la industria, puesto que lograr eliminar la trampa del rendimiento térmico.

 

Requisitos de la certificación AHRI para intercambiadores de calor: acreditación independiente.

En 2016 el programa de certificación de intercambiadores de calor líquido a líquido AHRI 400 ya es una realidad que se utiliza para todo el sector de la climatización, siendo la única certificación de rendimiento independiente para intercambiadores de calor de placas que existe actualmente. El hecho de ser una acreditación a través de un organismo independiente, reconocido por instituciones oficiales de Estados Unidos y Canadá, ha logrado promover su uso en la industria. Más de 300 compañías forman actualmente parte de AHRI.

El fabricante Alfa Laval, como parte del programa de certificación, ha obtenido un estándar de calidad en sus los intercambiadores de calor serie AlfaQ, ya que las pruebas – test que se realizaron sobre los intercambiadores de calor Alfa Laval cumplieron al 100% con los datos del manual técnico del fabricante, según fuentes de Alfa Laval.

Para conseguir un certificado AHRI se requieren una serie de condiciones en los programas de certificación:

  • Los programas de certificación de AHRI están abiertos a todos los fabricantes de equipos originales y vendedores privados de la marca de ese fabricante.
  • El ámbito de mercado de los fabricantes de equipos originales y sus vendedores privados no se limita a Estados Unidos o Canadá; pueden ser productos distribuidos en otros mercados.
  • No es necesario formar parte del instituto AHRI para participar en los programas de certificación, aunque sus miembros reciben beneficios adicionales como licencias de mayor duración en el tiempo.
  • El proceso de certificación es sencillo. Se lleva a cabo una solicitud formal con la documentación técnica de los productos a certificar. Posteriormente se realizan los test de verificación técnica en laboratorios externos al fabricante y en caso de superarlos se realizan las acreditaciones correspondientes.
  • Para la solicitud formal se debe informar de las ventas del producto a verificar, ya que los precios de las licencias varían.
  • En su objetivo de transparencia e integridad, el programa cuenta con la realización de pruebas anuales para mantenerse en el programa de certificación.
  • Para las pruebas de rendimiento térmico de los intercambiadores de calor se siguen unas normas estándar para todos los fabricantes , lo que favorece que los análisis sean rigurosos e independientes.

 

intercambiadores de calor certificado ahri

Soluciones integrales de eficiencia energética acreditadas.

La aplicación gradual de medidas de eficiencia energética es uno de los retos del presente y futuro de la climatización para los fabricantes, distribuidores e instaladores. Gracias al certificado AHRI se puede acreditar el rendimiento energético de intercambiadores de calor; se ha demostrado en muchos casos, como en el uso de intercambiadores de calor en la torre Bank of America Tower, Nueva York.

Existen otros ejemplos, como las normas sobre edificios ecológicos reguladas por el certificado LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) que exigen la certificación AHRI 400 para los intercambiadores de calor de placas en calentamiento y refrigeración. El concepto de edificios verdes se extiende, por tanto, y muchos países ya funcionan con normas similares a las que aplica el certificado LEED.


El objetivo de este tipo de certificaciones es lograr los mejores resultados en todo el proceso de diseño, producción y selección de intercambiadores de calor. Fabricantes como Alfa Laval han implementado estos programas de certificación en todos los procesos de fabricación de intercambiadores de calor a nivel internacional. Del mismo modo, T-Soluciona, como agente autorizado Alfa Laval, está comprometido para ofrecer soluciones integrales de eficiencia energética a sus clientes con un amplio catálogo de intercambiadores de calor Alfa Laval avalados por el certificado AHRI.

T-Soluciona, distribuidor oficial de Alfa Laval

Alfa Laval, con una red de más de 200 ingenieros de servicio y una experiencia reconocida de más de 120 años en 50 países, garantiza los mejores intercambiadores de calor a placas del mercado. T-Soluciona es distribuidor oficial de intercambiadores de calor de Alfa Laval en España y Portugal, contando con más de 20 años de experiencia en el sector de los intercambiadores de calor a placas.

Comienza tu proyecto de refrigeración industrial, climatización e hidráulica

Contacte con nosotros, estaremos encantados de poder asesorarle personalmente en cualquier asunto referente a sus proyectos.

t-soluciona

www.t-soluciona.com      91 168 07 82      info@t-soluciona.com

 

Publicado el 17 de septiembre 2017 en: Eficiencia energética, Noticias
Compartir en: Linkedin Google +

El uso eficiente del agua en torres de refrigeración: tratamiento y reutilización

Torre de refrigeración del fabricante Teva

 

El agua es el principal elemento del proceso de enfriamiento  evaporativo que utilizan las torres de enfriamiento y condensadores evaporativos. El mantenimiento de estos equipos pasa por un correcto tratamiento de la misma, así como de la instalación mecánica. Ambos son fundamentales para optimizar su rendimiento energético y prevenir riesgos de Legionelosis.

Aproximación al enfriamiento evaporativo

El enfriamiento evaporativo es un proceso natural que utiliza el agua como refrigerante y que se aplica para la transmisión a la atmósfera del calor excedente de diferentes procesos y máquinas térmicas. En este principio se basa el funcionamiento de equipos como las torres de enfriamiento y condensadores evaporativos. Los equipos de enfriamiento evaporativo liberan el calor de condensación de las máquinas frigoríficas transfiriéndolo a la atmósfera mediante la evaporación de una reducida cantidad de agua. Este proceso se hace efectivo gracias al establecimiento de un contacto entre el agua en circulación y una corriente de aire en un intercambiador de calor.

 

(más…)

Publicado el 10 de julio 2017 en: Eficiencia energética
Compartir en: Linkedin Google +

Beneficios de la rehabilitación energética

Beneficios de la rehabilitación energética

Se estima que más del 75 por ciento de los hogares españoles precisa implementar una rehabilitación energética, según datos ofrecidos por el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER). Mejorar los aislamientos e invertir en sistemas de climatización o refrigeración eficientes y limpios son acciones aparentemente simples, que acarrean, sin embargo, infinidad de beneficios medioambientales, sociales y económicos.

La rehabilitación energética de edificios supone una interesante oportunidad social y obedece a razones de necesidad, legales y de mercado.

Resulta necesario potenciar su implantación, en una nación con 2 millones de viviendas en mal estado y en el que la gran mayoría de los edificios son anteriores a la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación. Tengamos en cuenta, además, que el 60 por ciento de los hogares de nuestro país se construyó al margen de cualquier normativa en materia de eficiencia energética.

Por otra parte, la rehabilitación energética es una obligación que establece la Directiva 2012/27/UE, aplicable a todos los edificios residenciales o comerciales, públicos y privados. El Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética (PNAEE 2014-2020) estima que existen alrededor de 10 millones de edificios susceptibles de ser rehabilitados, de los que 9,7 millones son de uso residencial.

Ventajas de la rehabilitación energética

Pero analicemos ya las ventajas que implica la rehabilitación energética de edificios. En primer lugar, esta estrategia supone un interesante aliciente económico y laboral. La CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) ha hecho cálculos al respecto y estima que una actuación anual sobre 250.000 hogares implicaría la creación de 135.000 empleos directos. Estaríamos, por tanto, ante un reactivador del sector de la construcción de primer nivel.

La rehabilitación energética, lejos de ser un gasto, es una inversión a medio y largo plazo, que genera ahorro y contribuye a reducir el consumo de energía. No en vano, 7 de cada 10 euros que pagamos en el hogar corresponden a gastos de calefacción, refrigeración o climatización. Mucha de esa energía se pierde por los defectos o ausencia de aislamientos en las viviendas. Además, en la mayor parte de los casos se emplean combustibles de origen fósil (gas, carbón…), caros y poco o nada sostenibles.

Otra de las ventajas de la rehabilitación energética es que cuenta con ayudas por parte de la administración. En concreto, el Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios Existentes (PAREER-CRECE) permite obtener financiación de hasta el 70 por ciento de los costes.

En España existen varios millones de personas que sufren pobreza energética. La rehabilitación de los edificios ayudaría a paliar este problema. Sin embargo, estas familias carecen de medios para hacer frente a un proyecto de estas características. Por ello, se hacen necesarios planes estatales o autonómicos, que prioricen las intervenciones rehabilitadoras en hogares con falta de recursos.

Pero los beneficios no paran aquí, la rehabilitación fomenta el uso de energías renovables, aumenta el confort y calidad de vida en los hogares, además de contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero ya revalorizar los inmuebles. Según un informe de WWF, una rehabilitación energética a conciencia, sobre un parque de 400.000 edificios al año, podría evitar la emisión de 8 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

Incrementar el confort y ayudar a reducir las emisiones ya no son conceptos irreconciliables. En T-Soluciona, por ejemplo, ofrecemos alternativas sostenibles y de alta eficiencia energética, para poner en marcha cualquier proyecto de climatización o refrigeración. Marcas prestigiosas del sector, como Alfa Laval, Teva o Grundfos, lanzan al mercado productos cada vez más compatibles con estos dos principios básicos (respeto por el medio ambiente y ahorro energético), sin por ello dejar de contribuir a mejorar la habitabilidad y la calidad de vida en hogares o industrias.

 

Comienza tu proyecto de refrigeración industrial, climatización e hidráulica

Contacte con nosotros, estaremos encantados de poder asesorarle personalmente en cualquier asunto referente a sus proyectos.

t-soluciona

www.t-soluciona.com      91 168 07 82      info@t-soluciona.com

Publicado el 27 de septiembre 2016 en: Eficiencia energética, Noticias
Compartir en: Linkedin Google +

El reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas

Reglamento de seguridad para instalaciones frigorificas | T-Soluciona

El Real Decreto 138/2011, de 4 de febrero, por el que se aprueba el reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas y sus instrucciones técnicas complementarias (RSIF), nació por la necesidad de adaptar esta materia al marco normativo europeo y con el objetivo de ajustarla, igualmente, a las nuevas exigencias legales sobre medio ambiente y eficiencia energética.

Hay que tener en cuenta que el anterior reglamento databa de 1977. Habían transcurrido más de tres décadas, con notables avances tecnológicos y reformas legislativas incluidas. Así las cosas, resultaba imprescindible esta actualización, cuyas novedades más significativas son:

Incremento de la seguridad y protección medioambiental

El nuevo RSIF enfatiza la necesidad de incrementar la seguridad de personas y bienes, así como de reducir los efectos negativos de las instalaciones frigoríficas sobre el medio ambiente.

La nueva norma establece, por tanto, el marco reglamentario necesario para lograr que dichas instalaciones sean más seguras, consuman menos energía y sean menos contaminantes, sin que estos aspectos impliquen necesariamente para los usuarios un mayor gravamen.

El Real Decreto que nos ocupa, junto con el 795/2010, de 16 de junio, por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, supusieron un esfuerzo decidido, por parte de las administraciones, en la lucha contra el uso de este tipo de gases y en defensa del medio ambiente.

El RSIF clasifica las instalaciones frigoríficas en función de la carga de refrigerante que contienen, privilegiando a los sistemas más ligeros. Así, a estos últimos se les exigen menos requisitos para la instalación, legalización y mantenimiento.

Desde T-Soluciona, como representantes de Alfa Laval o Teva, ofrecemos la posibilidad a nuestros clientes de adquirir condensadores evaporativos, aerocondensadores, evaporadores y recuperadores de energía, equipos precisos a la hora de acometer una instalación de climatización o refrigeración, en los ámbitos doméstico e industrial, siguiendo las premisas marcadas por el RSIF que entró en vigor el 8 de septiembre de 2011 y el resto de normativa complementaria.

Sistemas compactos, semicompactos y ejecutados in situ

Los equipos compactos son aquellos que han sido montados, cargados y probados en la fábrica. Se instalan de una vez, en paredes o techos, sin necesidad de conectar piezas entre sí que contengan refrigerante.

Por su parte, los sistemas semicompactos se construyen en fábrica y se transportan en piezas. No se montan in situ elementos con refrigerante, a excepción de las válvulas de interconexión y pequeños segmentos de tubería, con el objeto de cerrar por completo el correspondiente circuito frigorífico.

El resto de sistemas quedan englobados dentro de la categoría “ejecutados in situ”.

Los sistemas compactos y semicompactos vienen configurados de fábrica, para funcionar con una carga reducida de refrigerante y para ser más eficientes desde el punto de vista energético. Así las cosas, la tendencia actual del mercado apunta a este tipo de instalaciones, también por la simplificación que supone su instalación y legalización.

Sistemas de refrigeración excluidos

Quedan excluidos del ámbito de aplicación del reglamento los sistemas compactos con carga de refrigerante (grupo L1) inferior a 2,5 kilogramos, a 0,5 kilogramos en el caso de refrigerantes del grupo L2 y a 0,2 kilogramos en el de refrigerantes L3.

También quedan al margen de la norma las instalaciones de medios de transporte terrestre, marítimo y aéreo y los sistemas secundarios para bienestar térmico de personas en edificios.

Clasificación por riesgo potencial

El R.D. 138/2011 divide en dos niveles (1 y 2) las diferentes instalaciones frigoríficas, en función de los sistemas que pueden implementar, mantener, reparar, cambiar o eliminar.

Las instalaciones deben cumplir unos requisitos de instalación y someterse a unos controles diferentes, según el nivel al que pertenezcan.

El RSIF, en definitiva, vio la luz con la triple misión de potenciar la seguridad, la eficiencia energética de las instalaciones y la protección del medioambiente. En T-Soluciona no permanecemos ajenos a tales objetivos, pues ofrecemos servicios avanzados y productos para sistemas de climatización o refrigeración altamente eficientes, cada vez más sostenibles y comprometidos al cien por cien con la seguridad. No en vano, las marcas de las que somos representantes oficiales, Teva y Alfa Laval, son referentes en la fabricación de este tipo de componentes a nivel internacional.

Publicado el 19 de julio 2016 en: Eficiencia energética
Compartir en: Linkedin Google +

Beneficios del uso de refrigerantes naturales

Beneficios del uso de refrigerantes naturales | T-soluciona

Los refrigerantes naturales son productos químicos surgidos de procedimientos bioquímicos que acontecen en la naturaleza. Su gran baza es que no afectan a la capa de ozono y realizan una aportación prácticamente inapreciable al calentamiento global. Aunque su utilización se remonta décadas atrás, es ahora cuando empiezan a jugar un papel trascendental en equipos de climatización y refrigeración, debido a su alta eficiencia y sostenibilidad.

En T-soluciona disponemos de la más alta tecnología en este campo, incluyendo sistemas que emplean este tipo de refrigerantes naturales. Es el caso de los condensadores por aire pertenecientes a la serie Alfa V, de Alfa Laval. Estos mecanismos requieren una instalación sencilla y un escaso mantenimiento, además de destacar por su altísima eficiencia energética y mínimos requerimientos de espacio.

En un futuro próximo, los sistemas frigoríficos o de climatización con refrigerantes naturales serán determinantes para el funcionamiento de muchas aplicaciones. El resurgir de los mismos está directamente relacionado con el temor a los efectos perjudiciales, que sobre el entorno y el medio ambiente ejercen los sintéticos.

Los refrigerantes naturales existen en los ciclos de la naturaleza, incluso sin la intervención del hombre. Poseen un valor ODP (reducción potencial del ozono) igual a cero y un índice GWP (calentamiento global potencial) muy bajo.

Estos productos han venido empleándose en sistemas de refrigeración o climatización industriales, pertenecientes a sectores como la alimentación, las bebidas etc. Ahora, comienzan a extenderse en mecanismos frigoríficos medianos o pequeños, como bombas de calefacción o refrigeradores domésticos.

Tipos de refrigerantes naturales

El amoníaco (NH3, R717) está conformado por nitrógeno e hidrógeno y se utiliza en sistemas industriales de refrigeración desde el siglo XIX. El R717 es uno de los refrigerantes naturales más usuales y se caracteriza por ser químicamente estable.

Los hidrocarbonos (HC) contienen hidrógeno y carbono y también es común su utilización en sistemas frigoríficos. De entre ellos destacan el isobutano, el propano y el propileno. Los HC poseen magníficas propiedades termodinámicas y de transporte.

El dióxido de carbono (R744, carbono y oxígeno) fue muy empleado hasta la aparición de los CFC y HFCF. A mediados del siglo XX volvió a emerger con fuerza como refrigerante en sistemas comerciales, bombas de calor, almacenaje frío etc.

El aire (R729) y el agua (R718) son otros destacados refrigerantes naturales.

Enfriamiento evaporativo

La refrigeración evaporativa está adquiriendo una relevancia notable en la industria moderna. Sus ventajas son indudables: ahorro energético, respeto al medio ambiente, seguridad y una interesantísima relación entre la inversión efectuada y el rendimiento obtenido. Pero, ¿cómo funciona este modo de refrigeración?

El enfriamiento evaporativo es un proceso absolutamente natural, que emplea el agua como refrigerante. Se aplica para lanzar a la atmósfera, a través de la evaporación, el calor de condensación sobrante en diferentes procedimientos y aparatos térmicos.

Es necesario que exista un contacto directo entre el agua en circulación y una corriente de aire. Los equipos de refrigeración evaporativa poseen una superficie de intercambio de calor y masa, un sistema de ventilación y otros componentes secundarios, como una balsa colectora y una bomba de recirculación.

El condensador evaporativo Serie CVA de Teva está a la venta en T-soluciona y es un magnífico ejemplo que demuestra la evolución del proceso de enfriamiento evaporativo, cuyos principios básicos ya conocían los romanos. Este moderno condensador está fabricado con material inalterable en su exterior (poliéster reforzado con fibra de vidrio y acabado a Gel-Coat) y posee ventiladores axiales de bajo consumo

En resumen, T-soluciona y marcas como Teva o Alfa Laval ya ofrecemos una amplia gama de productos que emplean refrigerantes naturales, los más sostenibles y los llamados a revolucionar la refrigeración del futuro más inmediato. Tengamos en cuenta que, por ejemplo en Europa y a partir de 2020, deberán dejarse de utilizar los gases con GWP igual o superior a 2.500. Dos años después, ocurrirá lo mismo con el R134a y resto de HFCs. Estados Unidos y Australia han adoptado medidas similares. Estos esfuerzos redundarán, sin duda, en beneficio de nuestro medio ambiente y de generaciones venideras.

Publicado el 4 de julio 2016 en: Eficiencia energética
Compartir en: Linkedin Google +

El papel de la climatización y refrigeración en edificios de energía casi nula

El papel de la climatización y refrigeración  en edificios de energía casi nula | T-Soluciones, Climatización y refrigeración . Los edificios con consumo de energía casi nulo (EECN) son aquellos que poseen un muy alto nivel de eficiencia energética. Es decir, requieren escasa energía para funcionar y ésta, en gran medida, procede de fuentes renovables. Se trata de una tendencia actual en la construcción, de obligada ejecución si tenemos en cuenta el constante incremento de la demanda y la escasez de recursos energéticos.

Regulación

En T-Soluciona y Alfa Laval estamos preparados para echar una mano en este sentido, poniendo a disposición de nuestros clientes mecanismos que contribuyen a racionalizar el consumo de energía, evitando el innecesario y coadyuvando al cumplimiento de lo regulado en la Directiva 2010/31/UE, de 18 de mayo. Este texto legal establece la obligación de construir los edificios, a partir de 2020, en base a las premisas antes reseñadas y con el objetivo final de reducir las emisiones y el consumo energético. Los inmuebles de titularidad pública comenzarán a levantarse con estos criterios a partir de 2018. No obstante, cada estado miembro debe establecer una definición nacional de EECN y España aún está en ello.

Ahorrar en climatización y refrigeración sin sacrificar el confort

La climatización y refrigeración en las construcciones de alto rendimiento energético también juegan un papel determinante. No en vano, han de combinarse distintas actuaciones al mismo tiempo, para conseguir una reducción óptima del consumo de energía en edificios de estas características. La adopción de medidas estructurales en el inmueble, la utilización de placas solares o fachadas térmicas, el aprovechamiento del calor del sol o de la luz del día y, obviamente, el uso de controles y sistemas automáticos que ayudan a reducir el consumo de forma eficiente son requisitos que han de cumplirse simultáneamente para hacer realidad un inmueble EECN.

Los edificios de energía casi nula poseen sistemas de climatización eficientes, sin que por ello se sacrifique el confort térmico en su interior. Los intercambiadores de calor son fundamentales en los equipos de calefacción, refrigeración o procesamiento químico y resultan determinantes en este tipo de construcciones. Dichos mecanismos se encargan de transferir el calor interior a los flujos externos entrantes, logrando un considerable ahorro energético.

Los flujos entrante y saliente circulan separados, hasta que en el interior del intercambiador se produce la transferencia. T-Soluciona es representante oficial de la marca Alfa Laval, fabricante de intercambiadores de placas líder en el mercado.

El intercambiador de calor TL3 de Alfa Laval es uno de los productos más demandados en T-Soluciona. Funciona a base de placas corrugadas de alta eficiencia, posee juntas sin pegamento y sistema Clip-on de fácil apertura. Es compatible para caudales de hasta 18 m3/h.

Unos magníficos y útiles complementos de los intercambiadores de placas son los filtros autolimpiantes ALF de Alfa Laval, especialmente cuando se utiliza agua de enfriamiento de baja calidad en los sistemas de refrigeración y calefacción centrales. Funcionan como sistemas integrados en estos equipos, con el fin de eliminar los residuos que pudieran dañar el intercambiador y para optimizar la transferencia de calor. Por tanto, estos elementos también contribuyen decisivamente a la optimización del consumo energético.

Dinamarca,  Alemania o Austria son países en los que los edificios EECN comienzan a no ser ciencia-ficción. En España tenemos algunos ejemplos dignos de mención. La Torre Iberdrola, por ejemplo, cuenta con dieciséis plantas para oficinas, dotadas con paredes bioclimáticas, además de sistemas de regulación de la iluminación y climatización en función de las condiciones atmosféricas externas.

El papel de la climatización en edificios de energía casi nula, edificio Iberdrola | T-Soluciona

Conseguir edificios de alto rendimiento energético a partir de 2018 y 2020 es un auténtico reto, para el que hemos de ir preparándonos. Las implicaciones de este cambio serán notables para sectores como la arquitectura, climatización, refrigeración etc. La edificación de alta eficiencia comienza a estar a la orden del día y todos hemos de estar a la altura de las circunstancias y de las nuevas reglas sobre construcción y sostenibilidad.

Publicado el 23 de junio 2016 en: Eficiencia energética
Compartir en: Linkedin Google +