Bombas Grundfos y la presión del agua en los sistemas de calefacción

Bombas Grundfos, La presión del agua en los sistemas de calefacción

Los desajustes en la presión del agua son motivo de no pocos fallos en los sistemas de calefacción. El alcance de los daños difiere en función del tipo de dispositivo y origen de la avería: exceso, defecto de presión etc. Por ello, resulta de vital importancia mantener la presión del agua en este tipo de mecanismos. La durabilidad y un funcionamiento eficiente de los mismos dependen, en gran medida, de dicho factor.

En los equipos domésticos, la baja presión del agua bloquea el funcionamiento de la caldera, con el fin de evitar averías costosas. Los manuales muestran cómo poner de nuevo en funcionamiento el equipo y cómo restablecer la presión perdida. Cuando aumenta ésta superando los límites establecidos, la válvula de seguridad se abre para liberar el exceso.

En los sistemas de calefacción, un equipo de mantenimiento de la presión del agua y el correcto tratamiento de ésta conforman la combinación perfecta para lograr la eficiencia en este tipo de instalaciones.

Además, controlar la presión del agua en los sistemas de calefacción supone una garantía contra la corrosión, al evitar la entrada de oxígeno en el mecanismo.

Existen sistemas de presurización dinámicos que utilizan compresores y otros que emplean grupos de bombeo. Estos últimos permiten controlar la presión y, además, aseguran la desgasificación del agua. Se administran gracias a una unidad de control, que consigue mantener la presión deseada y compensar las variaciones en la misma, motivadas por los cambios de volumen.

Las bombas Grundfos

Grundfos, partner tecnológico de T-Solucina, es una empresa con más de 30 años de experiencia en la distribución de bombas y sistemas de bombeo en España. Entre otros muchos productos, comercializa componentes para calderas de agua caliente. Las bombas Grundfos son de una o múltiples etapas, que pueden emplearse a temperaturas de hasta 140 grados centígrados.

Las bombas Grundfos pueden suministrarse con motores que incorporan convertidor de frecuencia, para montarse en pared o integrados y para capacidades de hasta 22 kW. Estos sistemas garantizan el mantenimiento de una presión y temperatura constantes.

Bombas Grundfos, Alpha 1 bombas circuladoras

Alpha 1, bombas circuladora

Grundfos Alpha 1 es una gama de bombas circuladoras que ofrecen un elevado nivel de rendimiento y mantienen una presión constante independientemente del caudal, además de contribuir a reducir el consumo energético hasta un 80 por ciento. Son sistemas que se adaptan a cualquier tipo de calefacción, cumpliento escrupulosamente los requisitos establecidos en las directivas europeas.

La gama Magna 1 está conformada por bombas circuladoras, diseñadas especialmente para líquidos en sistemas de calefacción con caudales variables. Para un funcionamiento eficaz de estos dispositivos es de vital importancia que el intervalo de dimensionamiento se encuentre dentro de los marcados por el fabricante. Las bombas Grundfos pertenecientes a esta serie son sencillas o dobles, se instalan fácilmente, poseen un muy bajo nivel de ruido y de consumo energético. Están disponibles para una presión máxima de 16 bar.

Bombas Grundfos, Magna 1, bomba circuladora

Magna 1, bomba circuladora

Las bombas circuladoras para instalaciones solares domésticas Grundfos Alpha Solar consumen la tercera parte que las convencionales, resisten altísimas temperaturas, son silenciosas y su mantenimiento es cómodo y sencillo, gracias al tornillo de desbloqueo que poseen.

Por su parte, las bombas Grundfos TP25 y TPE, distribuidas por T-Soluciona, son verticales y se utilizan en aplicaciones de aire acondicionado o calefacción. Se caracterizan por ser centrífugas en línea de una etapa y de acoplamiento cerrado (bomba y motor son independientes). Las TP25 incorporan un convertidor de frecuencia y las TPE ahorran energía y mejoran el confort.

Instalar bombas Grundfos para mantener una correcta presurización en los sistemas de calefacción es una inversión que acarrea interesantes ventajas económicas. No en vano, deben tenerse presentes los gastos que supone hacer frente a las averías provocadas por  los altibajos de presión en el sistema, a los que hay que sumar los de sustitución prematura de equipos. En cualquier caso, siempre es recomendable realizar un estudio previo y concienzudo de gastos, partiendo de un análisis en torno al ciclo de vida del sistema en cuestión.

Publicado el 21 de septiembre 2016 en: Articulos técnicos, Grundfos, Noticias
Compartir en: Linkedin Google +