Jornada ASHRAE noviembre: Las bases del diseño de los edificios de alto rendimiento y su huella de carbono.

El pasado mes de Noviembre T-Soluciona asistió a la última jornada técnica realizada por la asociación de ingenieros especializados en climatización y refrigeración ASHRAE. Para los que no pudisteis formar parte de esta interesante jornada, hoy os traemos un resumen de todo lo que en ella se expuso: conceptos, objetivos y conclusiones en general. Lo aquí expuesto no son citas textuales, si no un resumen de los contenidos más importantes.
Los ponentes de la jornada Ashrae y su presidente

ASHRAE, Presidente Sr. Enrique Yotti, está formada por más de 50.000 miembros entre los que se encuentran los mejores ingenieros y técnicos expertos en dar soluciones de eficiencia y sostenibilidad de HVAC.

El tema de la jornada fue “LAS BASES DEL DISEÑO DE LOS EDIFICIOS DE ALTO RENDIMIENTO ENERGETICO Y SU HUELLA DE CARBONO” y en ella se expusieron los conceptos de los edificios de balance energético nulo, y se debatió sobre la viabilidad de implantarlo en un país como España. Para ello hubo cuatro ponentes de excelencia que aportaron su gran conocimiento sobre el tema. Por orden de intervención:

1-      Tomas Lawrence: “Diseño de edificios de alto rendimiento: Aplicaciones y tendencias”

Doctor en ingeniería mecánica con más de 30 años de experiencia en el sector, Tomas Lawrence está especializado en sostenibilidad y medio ambiente.

 ¿Qué es un edificio de altas prestaciones? es aquél que integra y optimiza, en base a su Ciclo de Vida, todos los atributos de alto rendimiento, incluyendo la conservación de la energía, el medio ambiente, la seguridad, la durabilidad, la accesibilidad, el coste-beneficio, la productividad, la sostenibilidad, la funcionalidad, y los aspectos de su operación. La eficiencia energética está relacionada con la economía del país, ya que, por regla general, si la economía decrece, los gastos son estudiados con mayor detenimiento y se afina mucho en esta eficiencia energética. La idea de los edificios de balance energético neto nulo es viable cuando se aplica a toda una comunidad de vecinos o municipio. Para ello se debe tener en cuenta la generación de energía de la instalación, la propia energía consumida, las emisiones de CO2 y los costes de operación y mantenimiento. El objetivo es conseguir comunidades  de consumo energético neto cero en el 2025.

Una cifra: desde el 1999 hasta el 2010 se han incrementado las medidas de eficiencia energética y sostenibilidad en un 50% a nivel mundial. Las claves para la consecución de balances energéticos nulos son: Reducción de la energía a consumir, utilización de energías renovables, recuperación de las energías y por último el rediseño  del sistema existente para adaptar todos estos valores en conjunto. Existe un problema en nuestro país debido al diseño arquitectónico y la edificación tradicional de España, ya que a mayor número de plantas del edificio, más difícil es conseguir el balance energético neto nulo.

Diagrama que describe la posibilidad de conseguir un edificio “Net-Zero” en función de su altura

Después del Coffee-Break se expuso un caso de éxito. Un edificio de oficinas que, gracias a una correcta orientación de las ventanas, las cuales aprovechan las sombras exteriores; y la utilización de unos estores de perfil alar invertido, que desvían la luz incidente hacia el techo, crean una luminosidad y proporcionan unos ahorros muy importantes. Además dispone de un sistema de aire exterior, techo radiante y calefactor, una distribución de aire por falso suelo, un enfriamiento natural nocturno con 2/3 de las ventanas automáticas orientadas Norte/Sur, sistema fotovoltaico, etc. De vital importancia en la instalación es la técnica llamada ventilación por demanda.

La preocupación por reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera también ha impulsado la eficiencia energética. En España para la generación de 1 kilovatio de energía eléctrica a partir de gasoil se genera 0,37 kg de CO2 que se vierten a la atmósfera, teniendo en cuenta las pérdidas por transmisión, generación y distribución de la electricidad. En el caso de utilizar gas natural para dicha generación, este valor desciende hasta los 0,23 kg por cada kilovatio generado.

2-      Jesús Soto: “Definición de conceptos y la transmisión a la sociedad”

Presidente de la ingeniería Alter Technica, especializada en eficiencia energética.

Recientemente han aparecido distintos sellos sobre la eficiencia en la edificación: Leed, Breeam, Passivhaus, Minergie, GBCe,etc. En ellos se valoran aspectos como el bienestar de los ocupantes, la energía consumida, la utilización del terreno, reciclabilidad de los materiales y su procedencia, uso del agua, etc.(Existiendo distintos niveles de certificación para cada una de ellas, por ejemplo en el Breeam hay 5 niveles: desde aceptable a muy eficiente.) Las certificaciones Passivhouse y Minergie se centran más en la energía que el resto. En 1990 es cuando aparece el concepto de “edificios pasivos” donde se actúa sobre el aislante, la hermeticidad, ventanas, control de la luz solar, etc. En la actualidad se han de utilizar conjuntamente las medidas activas y pasivas existentes para garantizar un bienestar y una correcta climatización.

Algunos de los sellos existentes

3-      Juan Travesí: Visión del ingeniero consultor. HVAC en edificios de alto rendimiento energético.

Propietario de ACH ingenieros. Experto de la Agencia Internacional de la Energía en “Energy conservation in Buildings” y Herramientas de Análisis Energético de Edificios

Existen importantes diferencias entre Estados Unidos y España. La sociedad americana busca la productividad de los edificios, mientras que, por regla general, la española prioriza el ahorro y la eficiencia frente al confort, en muchos casos para cumplir con la exigente normativa actual. Las exigencias del Rite y del Código Técnico ha encarecido las instalaciones entre un 15 y un 20% aproximadamente, por lo que la mayor parte de la gente en España busca la eficiencia energética por obligación, no por voluntad propia. En comunidades el concepto del balance energético neto nulo sí es viable, pero no en edificios ya que requiere una elevada inversión inicial, así pues, una opción sería evolucionar la técnica del reciclado de basura para la elaboración de plantas de generación de energía a partir de estos residuos para distritos. El nuevo marco legislativo español sobre las instalaciones fotovoltaicas, la cual obliga a pagar dinero a la empresa de electricidad por producir energía y no consumir la suya, es dramático y complica la consecución de edificios o ciudades de consumo energético nulo.

 Un inconveniente de tener edificios muy eficientes y altamente inteligentes es que se necesita de un personal de mantenimiento muy formado y cualificado para que los equipos funcionen correctamente.

Asistentes a la jornada técnica de ASHRAE en Noviembre 2013

La técnica siempre debe estar por delante de la tecnología ya que cada caso es especial y requiere un diseño particular para ser eficientes. Así pues, existen soluciones que no son adaptables a todos los casos como los forjados inerciales, vigas frías, geotermia, etc. En concreto la geotermia está limitada ya que no se trata de una energía renovable, sino de un sistema de almacenamiento de calor estacional en el que hay que monitorizar muy detalladamente la energía que se extrae y la que se cede. Por ello,  en una instalación con energía geotérmica siempre se recomienda instalar equipos auxiliares de disipación de calor como las torres de refrigeración y de generación (como calderas), para cubrir esos momentos en los que las condiciones del suelo no sean idóneas para su utilización. También es importante respetar los valores de aislamiento ya que uno excesivo favorece el conocido efecto invernadero.

Por último, un edificio que no es utilizado, que no tiene una elevada ocupación y que no es productivo no podrá ser considerado como un edificio de alto rendimiento energético.

4-      Jose Luis Alfranca: Las bases del diseño de los edificios de alto rendimiento energético y su huella de carbono.

Director de instalaciones de Dragados.

La aparición de la certificación energética implantada en España en 2007 busca promover la mejora de la eficiencia energética y la reducción de emisiones. Se puede resumir que las medidas exigidas por el Código Técnico de Edificación pretenden conseguir edificios de una clasificación tipo C, mientras que la certificación energética es más exigente y apunta a las clases A y B. No existen exigencias en cuanto al nivel de aislamiento de los edificios, siendo este factor uno de los más importantes a tener en cuenta. Es curioso cómo puede existir un edificio de clase A según la certificación energética que no cumpla con la certificación Passivhouse. Sin embargo, esto no se cumple a la inversa, dado que si cumples con dicha certificación, la clase A está prácticamente garantizada.

El Real Decreto 865/2003 de la Legionella es otro impedimento de la administración para conseguir mayor eficiencia, ya que perjudica en gran medida las torres de refrigeración cuando son los equipos más eficientes que pueden disponerse para la disipación del calor en un ciclo de producción de energía o de aire frío. La problemática del mantenimiento radica en que se centran más los esfuerzos en conseguir un bajo coste de los mismos que en la reducción de consumos.

Asistentes a la jornada técnica de ASHRAE en Noviembre 2013

Puedes ver el resumen realizado por ASHRAE de la jornada en el siguiente enlace: http://spain-ashrae.org/serendipity/index.php?/archives/94-Las-bases-del-diseno-de-los-edificios-de-alto-rendimiento-y-su-huella-del-carbono.html

Fuente: T-Soluciona

 

 

 

Publicado el 12 de diciembre 2013 en: Eventos
Compartir en: Linkedin Google +