El papel de la climatización y refrigeración en edificios de energía casi nula

El papel de la climatización y refrigeración  en edificios de energía casi nula | T-Soluciones, Climatización y refrigeración . Los edificios con consumo de energía casi nulo (EECN) son aquellos que poseen un muy alto nivel de eficiencia energética. Es decir, requieren escasa energía para funcionar y ésta, en gran medida, procede de fuentes renovables. Se trata de una tendencia actual en la construcción, de obligada ejecución si tenemos en cuenta el constante incremento de la demanda y la escasez de recursos energéticos.

Regulación

En T-Soluciona y Alfa Laval estamos preparados para echar una mano en este sentido, poniendo a disposición de nuestros clientes mecanismos que contribuyen a racionalizar el consumo de energía, evitando el innecesario y coadyuvando al cumplimiento de lo regulado en la Directiva 2010/31/UE, de 18 de mayo. Este texto legal establece la obligación de construir los edificios, a partir de 2020, en base a las premisas antes reseñadas y con el objetivo final de reducir las emisiones y el consumo energético. Los inmuebles de titularidad pública comenzarán a levantarse con estos criterios a partir de 2018. No obstante, cada estado miembro debe establecer una definición nacional de EECN y España aún está en ello.

Ahorrar en climatización y refrigeración sin sacrificar el confort

La climatización y refrigeración en las construcciones de alto rendimiento energético también juegan un papel determinante. No en vano, han de combinarse distintas actuaciones al mismo tiempo, para conseguir una reducción óptima del consumo de energía en edificios de estas características. La adopción de medidas estructurales en el inmueble, la utilización de placas solares o fachadas térmicas, el aprovechamiento del calor del sol o de la luz del día y, obviamente, el uso de controles y sistemas automáticos que ayudan a reducir el consumo de forma eficiente son requisitos que han de cumplirse simultáneamente para hacer realidad un inmueble EECN.

Los edificios de energía casi nula poseen sistemas de climatización eficientes, sin que por ello se sacrifique el confort térmico en su interior. Los intercambiadores de calor son fundamentales en los equipos de calefacción, refrigeración o procesamiento químico y resultan determinantes en este tipo de construcciones. Dichos mecanismos se encargan de transferir el calor interior a los flujos externos entrantes, logrando un considerable ahorro energético.

Los flujos entrante y saliente circulan separados, hasta que en el interior del intercambiador se produce la transferencia. T-Soluciona es representante oficial de la marca Alfa Laval, fabricante de intercambiadores de placas líder en el mercado.

El intercambiador de calor TL3 de Alfa Laval es uno de los productos más demandados en T-Soluciona. Funciona a base de placas corrugadas de alta eficiencia, posee juntas sin pegamento y sistema Clip-on de fácil apertura. Es compatible para caudales de hasta 18 m3/h.

Unos magníficos y útiles complementos de los intercambiadores de placas son los filtros autolimpiantes ALF de Alfa Laval, especialmente cuando se utiliza agua de enfriamiento de baja calidad en los sistemas de refrigeración y calefacción centrales. Funcionan como sistemas integrados en estos equipos, con el fin de eliminar los residuos que pudieran dañar el intercambiador y para optimizar la transferencia de calor. Por tanto, estos elementos también contribuyen decisivamente a la optimización del consumo energético.

Dinamarca,  Alemania o Austria son países en los que los edificios EECN comienzan a no ser ciencia-ficción. En España tenemos algunos ejemplos dignos de mención. La Torre Iberdrola, por ejemplo, cuenta con dieciséis plantas para oficinas, dotadas con paredes bioclimáticas, además de sistemas de regulación de la iluminación y climatización en función de las condiciones atmosféricas externas.

El papel de la climatización en edificios de energía casi nula, edificio Iberdrola | T-Soluciona

Conseguir edificios de alto rendimiento energético a partir de 2018 y 2020 es un auténtico reto, para el que hemos de ir preparándonos. Las implicaciones de este cambio serán notables para sectores como la arquitectura, climatización, refrigeración etc. La edificación de alta eficiencia comienza a estar a la orden del día y todos hemos de estar a la altura de las circunstancias y de las nuevas reglas sobre construcción y sostenibilidad.

Publicado el 23 de junio 2016 en: Eficiencia energética
Compartir en: Linkedin Google +